Archivo de la categoría: Teatro

Ojo, el Teatro Maravillas tiene 39 escalones

 

¿Qué pensaría Alfred Hitchock si levantara la cabeza? Seguramente se troncharía de risa con la loca, hilarante, jocosa y divertida adaptación de su película “Los 39 escalones“. El culpable es el inglés Patrick Barlow que la ha versionado con el único objetivo -digo yo- de hacer reír al público.

En Madrid, los encargados de poner sobre escenario esta alegre adaptación de la intrigante cinta de Hitchock son Gabino Diego, Jorge de Juan, Beatriz Rico (sustituyendo a Patricia Conde) y Diego Molero. Todos ellos a las órdenes de Eduardo Bazo en el Teatro Maravillas.

Le doy un diez a la escenografía y la coreografía de los actores que con el escueto attrezzo disponible acercan al espectador a una simpática realidad donde los coches son cuatro sillas, donde los espacios se funden y convierten el escenario en lo que el guión vaya exigiendo. Todo muy acertado, fluido y dándole un toque muy cómico a este drama.

En definitiva es una obra histriónica, donde cuatro actores desempeñan 39 papeles. Pero sin dudarlo destaco a Gabino Diego por su genial aportación a la obra. Con sus mil expresiones, voces y gestos hila más de una decena de personajes con una facilidad y perfección que sorprenden al espectador.  Si me tengo que quedar con un personaje de los interpretados por Gabino sería el del anciano político en medio de un meeting: ¡Un 10 Gabino! Las lágrimas se me saltaban de la risa (literalmente). Para que os hagáis una idea, una imitación cómica a alguien estilo Fraga, pero más entrañable. (si  la has visto, ¿no te encantó esa parte?).

Lo malo de la obra: que me hubiera gustado ver cómo se desenvolvía Patricia Conde en el escenario… Sin haberla visto puedo adivinar que lo hizo bien, porque lo de poner caras y gestualizar se le da bien a la Patty.

“39 escalones” es una obra divertida y alegre que te relaja, pero tampoco una obra maestra, que nadie se espere eso… Aunque bueno, me imagino que ese no era su cometido. Todavía está en el teatro así que si vas a verla, ya me cuentas qué tal… ¡¡Buen fin de semana!!

Anuncios

Mayumana, en un mal “Momentum”

Tenía tantas ganas de volver a verlos, que los Reyes Magos me escucharon y sustituyeron, por una vez, el carbón por una entrada para el nuevo espectáculo de Mayumana, Momentum, en el Teatro Nuevo Apolo en Madrid.

La primera vez que supe de ellos fue allá por 1999. Yo vivía entonces en Valencia y me vine a Madrid a ver a una amiga. Durante ese fin de semana vi un reportaje sobre Myumana en dos cadenas diferentes y la casualidad hizo que paseando por Gran Vía me cruzara con uno de los ¿bailarines? ¿actores? ¿músicos? – ¿cómo definirlos?.  Pero no fue hasta hace dos años que fui a verlos al Teatro Häaggen- dazs. Fue un auténtico derroche de energía que mezclaba persusión, danza, canto, teatro y humor. La originalidad residía en sus instrumentos, cubos de basuras, objetos reciclados, agua e incluso su propio cuerpo. Salías de allí con ganas de comerte el mundo, eufórica.

Quizás por eso -por los antecedentes y las altas expectativas que tenía- me llevé un gran chafón al ver Momentum. Supe que era de Mayumana porque lo ponía bien grande en la entrada del teatro pero sinceramente, parecían un grupo de jóvenes inexpertos. Da la sensación de que tienen 1 hora y 30 minutos que rellenar. Se alejan del sello de Mayumana y se nota que quieren innovar pero témome que no aciertan.

Para empezar introducen la múscia techno o electrónica (mis conocimientos son insuficientes como para ponerle nombre), que en ocasiones tapa el sonido de la persución. Las coreografías son en un 50% movimientos improvisados y se nota. Han querido introducir al espectador pero se hacen muy largas las intervenciones del público. Aportan diversión a medias pero restan calidad y espectáculo. Incorporan un despliegue audiovisual que está bien pero deberían ser tan sólo un apoyo, no protagonista. Cantan, pero no es nada espectacular. Uno de ellos rappea, pero no como para hacerlo desde un escenario. Una de ellas baila flamenco pero… ¿no se dan cuenta de que es España? ¿Qué hay mil y una personas que lo hacen mil y una veces mejor que ella? Y para colmo de los 90 minutos que dura Momentum, desperdician 10 en una batucada final a las puertas de treatro. Sí, está bien por el contacto con el público pero venga ya, batucadas así e incluso cien veces mejores las escuchas todos los domingos en El Retiro o en cualquier manifestación de Greenpeace.

A medida que pasaba el espectáculo iba confirmando mi opinión: Mayumana no está en su mejor “Momentum”. Y lo que más rabia me daba eran las tres marujas que estaban detrás de mí que, como si de una telenovela se tratara, comentaban cada uno de los bailes “qué maravilla, estoy flipando, pero mira, ¿cómo pueden hacer eso? es alucinante”… “Señoras, ¡cállense por Dios!” debería haberles dicho…

Entré con ilusión y salí decepcionada, aunque claro, habrá a quien le haya encantado, como a esas tres marujas de la fila de atrás. Para mí es un espectáculo flojo, indigno de Mayumana. “Momentum”  no vale los 33 euros (entresuelo) que les costó a mis Reyes Magos. Casi hubiera preferido carbón, fíjate lo que te digo.

PD: Esto es Mayumana, pero NO lo que encontraréis en el Teatro Nuevo Apoyo en este preciso “Momentum”.

A %d blogueros les gusta esto: